martes, 30 de marzo de 2010

NOCHE OSCURA Y ACCIÓN CATÓLICA

No sé ni cómo ni porque llegue a J.M.A.C. Debió ser por los años 50 y pico. Tampoco sé con certeza quién me llevó “apadrinó”. - pudo ser mi amigo Bonifacio de la Cuadra, ya que vivíamos cerca.-. Para mí todo aquello era nuevo, pero los caminos de Dios son distintos a nuestros caminos.Hoy revisando los libros de actas, me encuentro con que en el año 43, ya se habla de un viacrucis organizado por los jóvenes de Acción Católica por los barrios periféricos de la ciudad. A mí me “sonaba” que en los años 60 se hacía un vía-crucis por las calles de Úbeda el viernes de dolores. Recuerdo especialmente uno que se hizo desde San Nicolás con el Cristo de la Expiración hasta la Iglesia de la Trinidad y que en el recorrido se predicaban las estaciones desde un balcón. También se hablaba de organizar una cofradía con un titular Cristo de la juventud. De cómo por aquellos años se hablaba de un Cristo que se había encargado a D. Francisco Palma Burgos y de ver el boceto. El Cristo, casi el mismo de ahora, inspirado en el crucificado de San Juan de la Cruz. Con la sola diferencia de que en las cuatro esquinas eran cuatro clavos los que hacían de farol. Una corona de espinas y un cáliz.
Según Palma Burgos, había hecho un “Cristo Desgarrado”.Por lo “leído” la asociación no tenía dinero ni para comprar un balón de fútbol, -según consta en acta de esas fechas- y, en esa situación económica era impensable un gasto elevado como era el coste de una imagen -165.000 pesetas-, habrá que abandonar la idea, aunque cuando se retome será por antiguos alumnos salesianos, que anteriormente habían pertenecido a la A. C. y que ya tienen posición y posibles.
Antiguos alumnos salesianos que trabajan fuerte para la ubicación de un colegio en nuestra ciudad.A pesar de haber estado siempre vinculado a las cofradías y ser muy cofradiero como la mayoría de los ubetenses, no he pertenecido de pleno derecho a ninguna. La Virgen de la Soledad estaba cerca de mi casa y mi padre era el único, no del gremio, que pertenecía a ella y no solo pertenecía, sino que formaba parte de su vida; se encargaba desde el arreglo del trono hasta de contratar a los portadores que casi siempre eran “los cachitos”, y que buenos sufrimientos le hacía pasar sobre todo los viernes santos, un poco pasados de zumo de la uva. Como era natural, mis hermanos y yo siempre estábamos allí, ayudando o estorbando.Más tarde mi lazo de unión particular fue con el Cristo de la Expiración, ya que al tenerlo en la iglesia de la Trinidad, raro era el día que no lo veía por el coro o por la ventana del despacho de la JAC. Cuando la Virgen de los Dolores es incorporada a la cofradía, recibo el encargo de medir los metros de terciopelo que serán necesarios para el manto, que es encargado a Francia ya que en España no hay telares que fabriquen una pieza de esas dimensiones. Por este motivo tendré la oportunidad de ver de cerca -cara a cara- a la Virgen de los Dolores en varias ocasiones.A pesar de todo esto y del cariño de tengo a todas y cada una de la imágenes de nuestro patrimonio semana santero, -cada una por una particulares circunstancias- será el Cristo de la Noche Oscura el que de manera particular me insta a formar parte de su cortejo penitenciario de los martes santos.El Cristo de la Noche Oscura y la Acción Católica han tenido desde su origen una ligazón particular, y por lo mismo el que muchos y muchos jóvenes que han pasado por Acción Católica hayan pertenecido a la cofradía. Ha sido rara la generación en la que no se hayan incorporado a la misma varios miembros, y en la actualidad, una buena cantidad de los que la componen de alguna manera son o han sido miembros ella. Así que para nosotros la cofradía y el Cristo de la Noche Oscura, más que salesiana ha sido siempre el Cristo de la Juventud de Acción Católica.
Manuel Molina Delgado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada