miércoles, 11 de mayo de 2011

UNA FAMILIA PUESTA EN CRUZ







Como ya sabrán, las Cruces de Mayo de este año han terminado y desde aquí quisiéramos informar del notable éxito que la nuestra ha cosechado, éxito, no en lo económico, que aun no hemos echado cuentas, sino en lo que para nosotros es aun más importante: en la participación, en la colaboración, en la implicación de todos para los que hoy en día o en algún momento de sus vidas la Acción Católica de Úbeda ha significado algo. Porque no podemos olvidar que todas la actividades que desde JAC organizamos, y cada año son más, se llevan a cabo con éxito gracias a la colaboración de tantos y tantos amigos que quieren que nuestra asociación siga siendo un referente en Úbeda y no tan sólo por sus campamentos.

Dar las gracias a todos los que desinteresadamente han participado como camareros, cocineros, montadores o desmontadores, a los que con su contribución hicieron que nuestra cruz fuera de nuevo galardonada con uno de los premios otorgados por el ayuntamiento. A Paco y Juan Pablo por su barro convertido en arte, a Isabelita por aromatizar el ambiente, al Pulevas por mantener en el centro a los que siempre tenemos presentes, a Antonio y Miguel Ángel por su contribución hasta las 12 de cada noche (ni un minuto más Manolo), a Fran por el medio de locomoción, a los que llevaron tapas, a Jesús por traerlos este año con tiempo suficiente para poder rellenarlos, a Juan por la flora que enriquece cada año nuestra cruz, a Ramón y Aurora por su arte simpatía y dedicación, a Juani y Rodri por dar de comer al hambriento, a Lola por su cucharadas de cielo ubetense, al Largo por el transporte y ayuda, a Lina por hacer que nuestra cruz brille más que ninguna, a la Expiración porque siempre están cuando los necesitamos, a la Sentencia por ser nuestros hermanos (Alfonso se volvió a emocionar), a Julio por convertirnos en barman experimentados y tapar nuestros errores, a Manolo por ser nuestros brazos en el ayuntamiento, a Bobas por hacer caso a Manolo y a otros tantos que seguro olvido porque sería imposible enumerar.

Con toda esta lista de agradecimientos, como podía sospechar nadie que esto no saliera bien.

Pues además hay que agradecer el buen rato pasado en todos los turnos y el genial ambiente que ha reinado durante todo el fin de semana a ambos lados de la barra y por supuesto en la cocina.

Gracias a todos y tened presente que la familia de Acción Católica es cada vez más grande y con mayor futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada